¿Por qué es tan malo el wifi en los aviones?

>>Hay vuelos que duran más de 17 horas en las que los pasajeros morirían por tener un buen internet en lugar de un televisor

La diferencian del internet en la tierra y en  el cielo es muy alta, y las aerolíneas parecen no tener un plan al momento para mejorar el servicio.

Hasta ahora los paquetes por acceso a internet tiene un costo de US$500 mensuales, el más barato, con el proveedor más popular en Estados Unidos (GoGoAir), un servicio que ha orillado a los viajeros a pensar  que se podría vivir sin conexión  mientras viajan por aire.

Lo que los pasajeros expresaron según la encuesta de compañía de satélites Imarsat en mayo pasado, colocó en un  61%  de los viajeros latinoamericanos que se pronunciaron a favor de cambiar su televisor frente a su asiento a cambio de una buena conexión a internet y a más del 60%  no le importaría pagar más por el servicio mientras se provea el servicio.

Estas son algunas de las causas por las que no se ofrece una conexión de internet de calidad en los aviones:

Conexión aire-aire

Un avión debería tener alguna clase de antena para poder conectarse a internet, lo que equivale al router que se tiene en casa. Para las aerolíneas esto representa implicaciones en costos y aerodinámica, que los expertos siguen intentando resolver.

Otra de las cosas es el equipo para efectuar la conexión, pues los aviones hacen uso de infraestructura que da acceso a la red en los celulares, incluidos satélites y torres en tierra.

Es decir, la aeronave tendría que hacer uso de los satélites, sin embargo “este tipo de tecnología pese a que está disponible en la mayoría de los vuelos internacionales, su problema es que la velocidad es muy limitada. Hay mucho retraso porque la señal viaja un trecho largo“, se explicó por Cósimo Malesci, director ejecutivo de Fluidmesh, una compañía especializada en la provisión de wifi por vía aire, con sede en EE.UU. e Italia.

En consecuencia, el servicio deja mucho que desear.

“Es un internet como anticuado. Es lento, puedes enviar correos, aunque te tomará más tiempo que en la oficina. No podrás usar Skype o hacer reuniones virtuales en la laptop. No podrás ver videos en vivo y usar YouTube o Facebook será doloroso. Es lo que es. Mejor que nada”, dice Malesci.

Conexión aire-tierra

Por otro lado en el caso de los aviones que nunca dejan de sobrevolar tierra, el internet del que se  proveen tiene como base de una conexión aire-tierra o ATG, por sus siglas en inglés.

“Esta depende de una (señal) celular (desde tierra) que se dirige al cielo para conectar la aeronave”, explicó  Morgan Painter, portavoz de GoGoAir.

“Para la mayoría de los pasajeros, ATG es genial; es la tecnología que literalmente creó un mercado de conectividad a bordo. Les permite chequear emails, navegar la web y utilizar aplicaciones de redes sociales como Twitter y Facebook”, añade Morgan.

Pese a que esta conexión presume de ser eficiente, no abarca la demanda de aplicaciones que requieren mayor  consumo de internet.

¿Cuándo mejorará este servicio?

La respuesta no es fácil, “La ATG está siendo suplementada con conectividad satelital, pero esto está ocurriendo a paso lento, por razones tecnológicas y de costos”, dice Bob Mann, consultor de servicios para la industria aérea de Washington, EE.UU.

Y lo que podría ser la salvación para los usuarios es una constelación de satélites de órbita baja (LEO, por sus siglas en inglés) “todavía no ha sido lanzada, está retrasada”.

En la actualidad hay una razón quizás mayor calibre para darle impulso a esta tecnología.

“Cuando tienes conectividad en un avión, puedes enviar datos que recoges en tiempo real”, explica Malesci.

Para Mann, en el caso del wifi en los aviones se combinan factores tecnológicos y económicos.

“Cuando haya argumentos de negocios (como demanda comercial y de los pasajeros, así como regulaciones legales, para cosas como seguimiento de datos en tiempo real) para una conectividad generalizada y global a bordo, se volverá de rigor”.

Con información de BBC Mundo