DÍA DE MUERTOS Y EL PAPEL DE LAS MUJERES: IDENTIDAD Y CULTURA

Por: Ángeles Cuellar

El culto a la muerte puede interpretarse también como un culto a la vida, pensar la idea de vivir encierra el enigma también de morir. Para nuestras culturas en México, la idea de morir o de pasar a mejor vida ha implicado la herencia que se ha ido contando por generaciones y generaciones a través de los siglos. Asimismo, una de las formas más accesibles de transmitir un ritual tan significativo como es la muerte; es la cultura oral. Contar la manera de celebrar la muerte, compartir las formas de consumar la celebración y observar como se han transformado las celebraciones en las diferentes etnias en nuestro país, que se concentran de centro al sur del país, es un estudio sumamente complejo. Lo cierto es, que las mujeres de las diferentes culturas de nuestro país, toman un papel muy importante en transmitir de manera oral, es decir; contando a su familia, a los integrantes de su comunidad, como organizar los días de muertos. La idea es hablar del papel de las mujeres en esta celebración que para los mexicanos es de vital importancia.

Hombres y mujeres celebramos el culto a la muerte, y es importante mencionar el papel que asumen las mujeres para transmitir las tradiciones. Hay una serie de rituales que son llevados a buen término por parte de las mujeres, educar a los hijos, mandarlos a la escuela, enseñarles las formas de comportamiento que las comunidades a las que se pertenece se requiere saber. Y por supuesto, comprender que hay una serie de rituales como parte de su comunidad se deben conocer y seguir celebrando.

La celebración acerca a las personas, da la confianza de que se pertenece; y se pueden sentir identificados con estos rituales y formas de comportamiento que hacen sentir a las personas como parte de una cultura que se aprecia y se sigue contando como parte de la herencia cultural. Los hombres tienen un papel importante de igual manera en la transmisión del ritual de día de muertes, que es tema que nos ocupa. Sin embargo, las mujeres son como ese pilar en la familia, que se ocupa de que se cumplan las tradiciones. Mientras los hombres de manera tradicional, se van a trabajar y cumplen esta función de manutención de la familia, las mujeres se encargan de que la tradición se mantenga.

Las mujeres en el día de muertos entonces, se encargan de adquirir los productos que se van a exponer en las ofrendas es una tarea en la que se van a encargar y es muy probable que la colaboración de los hombres sea de apoyo. Hablamos de tradiciones y serían innumerables los ejemplos de la labor de las mujeres, en lo que se refiere la celebración de los santos difuntos o día de muertos, un elemento esencial para que una ofrenda refleje el sentimiento de comunión con sus seres queridos; es la comida y bebidas que se presentan. Ejemplos interesantes es la diversidad de moles, el pan de muerto que es especial para la ocasión, la calabaza tacha y el camote en dulce. Las frutas y flores son parte de la decoración y todo es de temporada, tejocotes, mandarinas y cañas; las flores de cempasúchil y mano de león. Toda la decoración depende de la región y sus tradiciones, las calaveras de azúcar, y aunque ahora pueden ser de chocolate y de amaranto, la idea de la muerte está presente, aunque cambie la materia prima con la que se elabora. Siempre en la ofrenda hay bebidas, las preferidas de los difuntos, tequila o mescal, pulque y un buen ron. Las mujeres adornan con papel picado de colores en muchas regiones, con hojas de maíz o de plátano.

En el ritual de día de muertos participan hombres, mujeres y niños, sin embargo, el papel de las mujeres para preservar la tradición, seguir contándola a través de las generaciones y ser días de fiesta y celebración, es parte de una tarea que se transmite de manera oral, y las mujeres en nuestras culturas tienen una gran tradición de la oralidad. La narrativa femenina es una característica de nuestros pueblos y sus tradiciones.