Consejos para combatir la depresión navideña

Durante diciembre la depresión por las fiestas navideñas aumenta, por lo que es importante realizar algunas actividades recreativas para superar la tristeza durante estas épocas

El 44 por ciento de la población padece síntomas de ansiedad, depresión o tristeza en Navidad, especialmente aquellas que han perdido a un ser querido, que están afrontando un proceso de separación o que tienen problemas económicos.

“No se trata de que estas fechas sean tristes, sino de que hay personas con determinados cuadros depresivos o ansiosos, que son más vulnerables a sufrir estrés emocional durante estas fechas y su sintomatología se agrava”, ha explicado la directora médica de Psicología de Top Doctors, la doctora Farrera.

Además, la mayoría se sienten incomprendidos por parte de sus familiares y amigos, quienes suelen desconocer que los síntomas de las personas con trastornos del estado de ánimo se agravan durante las fiestas navideñas.

Por este motivo, la experta ha aportado consejos para que los sufran depresión en Navidad lo lleven de la mejor manera posible:

Hay que recordar que es normal estar más triste en Navidad si padecen ansiedad o depresión y que tras pasar estos días de “obligaciones familiares y/o sociales”, donde se espera que estén alegres, se encontrarán mejor.
Es importante buscar actividades de ocio personal como salir a pasear, hacer ejercicio físico, ir al cine, al teatro o actividades donde no haya grupos.

Hay que pedir ayuda. Si creen que necesitan ayuda que no esperen a que pasen las fiestas y que la soliciten enseguida. Cuanto más se espera el paciente en buscar ayuda clínica, más cuesta tratarlo.

Asimismo, es necesario también que los familiares se impliquen con estas personas y les ayuden a afrontar de la mejor forma posible la Navidad. Por ello, la doctora ha aconsejado:

No forzarles o exigirles estar alegres.

Agradecerles el esfuerzo de antemano y expresarles con empatía que saben que ellos no están bien y que tan sólo con la presencia o el esfuerzo de participar, es mucho para ellos.
Evitar que sean el centro de atención en las reuniones. No preguntar sobre el estado de ánimo o fármacos que toman.

No dar ánimos explícitos. Hay expresiones contraproducentes como “ánimo”, “ya se te pasará” o “tranquilo”, son palabras que afectan mucho a las personas con depresión o ansiedad. Es mejor hablar de cosas genéricas.
Evitar temas polémicos que confronten al grupo, como política, etc.

Reír en grupo. La risa es contagiosa y aumenta el estado de ánimo y la sensación de bienestar a todos.
fbp