EL PARQUE NACIONAL HUATULCO REGISTRA ESPECIES IMPORTANTES PARA LA CONSERVACIÓN

Las cámaras trampa se han convertido en una herramienta importante desde su
desarrollo a comienzos de 1980 para el monitoreo de especies con bajas densidades y
difíciles de observar cubriendo además un amplio rango de ambientes que otras
metodologías no permiten, esta técnica se basa en el uso de cámaras fotográficas con
sensores térmicos que permiten fotografiar animales que pasen en frente de este
dispositivo. Este método es usado para múltiples propósitos, desde identificar
individualmente especies hasta para evaluar tamaño de poblaciones y varios aspectos de
su ecología y comportamiento; lo anterior, convierte el uso de cámaras trampa en una de
las más importantes y versátiles metodologías para los estudios de investigación biológica
con fines de conservación.


Desde el año 2016, el Parque Nacional Huatulco, a través de la Coordinación de
Conservación y protección, ejecutan el monitoreo de mamíferos terrestres por medio de
fototrampeo, hasta el día de hoy se tienen instaladas tres cámaras trampa, las cuales se
ha colocado en diferentes puntos, de ésta área natural protegida, esto con el objetivo de
localizar mastofauna nativa así como perros ferales, logrando captar especies importantes para la conservación como lo son: Ocelote (Leopardus pardalis), Venado Cola Blanca
(Odocoileus virginianus), Conejo (Sylvilagus sp.), Oso Hormiguero (Tamandua mexicana),
Tlacuache (Didelphis virginiana), Coyote (Canis latrans), Armadillo (Dasypus
novemcinctus).

 

 

La mastofauna o mamíferos terrestres, constituye uno de los componentes de monitoreo
de gran importancia, por representar un componente biótico de importancia, debido a su
papel estratégico en el mantenimiento de la estructura y dinámica del funcionamiento de
las selvas en el mundo, como es la selva baja caducifolia en el Parque Nacional Huatulco.
El uso de cámara trampas como metodología es recomendable, pues es un método no
invasivo que causa una perturbación mínima en las especies objetivo. Son ideales para el
estudio de animales de difícil avistamiento, y/o con hábitos nocturnos o crepusculares que
por lo general evitan la presencia humana, siendo por ello su registro con otros métodos
bastante reducido. Asimismo, el registro de ocurrencias por medio de fotografías
proporcionará la evidencia de la presencia e incluso identidad así como patrones de
actividad de muchas especies.

 


La conservación de las especies y su manejo adecuado dependen de la disponibilidad de
información sobre sus poblaciones, por ello es importante estudiar aspectos como la
abundancia y el patrón de actividad. Gracias a la implementación de esta metodología se
ha obtenido el registro de al menos 10 especies entre aves y mamíferos; la mayoría de
especial interés por su estado de conservación o nivel de endemismo, y otras por sus
escasos registros y por ser consideradas como especies raras.