NO EXISTE FRIDA SOFIA; MARINA ASEGURA QUE NO HAY MÁS NIÑOS EN COLEGIO RÉBSAMEN

‘Frida Sofía’ nunca existió. No hay más niños debajo de los escombros en escuela Enrique Rébsamen confirma subsecretario de Marina

La Marina puso fin a una historia que había mantenido la atención de los mexicanos desde el sismo de 7.1 que sacudió el centro del país: no hay ninguna niña atrapada bajo los escombros de una escuela colapsada en la capital como se creyó.

El subsecretario de la Marina, Ángel Enrique Sarmiento, dijo a periodistas afuera de la escuela Enrique Rébsamen que tras verificar con distintas autoridades no había información de ninguna niña que pudiera estar ahí, aunque sí creen que un empleado de intendencia podría estar con vida.

Según este reporte del subsecretario Ángel Enrique Sarmiento, los registros que tienen demuestran que los menores de la escuela han fallecido, han sido canalizados a hospitales o sobrevivieron.

Desde las primeras horas del jueves, grupos de autoridades, voluntarios y periodistas seguían pendientes de las labores en la escuela Enrique Rébsamen.

El avistamiento de los dedos de una niña moviéndose a primera hora del miércoles se volvió un símbolo de esperanza que llevó a miles a trabajar frenéticamente en decenas de inmuebles colapsados en la capital. Ni la lluvia ni la noche interrumpieron las tareas de rescate.

Sin embargo, la incertidumbre y falta de información preocupaba a la prensa local y familiares de los niños que asistían al colegio.

Lourdes Prieto, madre de una alumna, afirmó que no hay una lista de alumnos y se desconoce quiénes pudieran estar atrapados y quiénes lograron salir. Agregó que volvió a la escuela porque alguien comentó que podría asistir el secretario de Educación, pero al final todo fue un rumor.

“Lo que necesitamos en primer lugar es que se haga un censo de quienes estamos vivos porque no lo hay”, dijo. Agregó que ella y otros padres de familia se están organizando para crear un listado, ya que el personal resultó herido y esta labor podría complicarse. Según estima, en el colegio pudo haber unos 400 alumnos de entre tres y 15 años matriculados.

Hacia la mañana del jueves, reportaron las autoridades, ya habían llegado al país expertos en desastres naturales de Japón, El Salvador, Estados Unidos e Israel.

En tanto, en la escuela, la delicada operación para rescatar a la niña continuaba. Mientras seguían introduciéndose micrófonos para tratar de percibir cualquier ruido, los trabajadores empezaban a utilizar un aparato llamado “life detector” que permite identificar sonidos que estén a diferentes distancias y profundidad, así como magnificar cualquier movimiento incluso bajo la tierra.

En algunos momentos los voluntarios salían a pedir objetos como plumones, cascos megáfonos, pinzas y sábanas blancas. En otros, levantaban los puños en alto para pedir silencio.

Más temprano, la Secretaría de Marina informó que había recuperado el cadáver de una trabajadora de la escuela de unos 58 años. “Las acciones de búsqueda y rescate continuarán hasta agotar todas las posibilidades”, precisó en un comunicado de prensa.