#TuAyudaDaEsperanza: sobrevivientes del sismo comparten su testimonio

“No llegué ni a la mitad del camino, cuando vi el techo desplomarse. Me tomé la cabeza y ya. Lo siguiente que vi fueron escombros alrededor mío”, cuenta Lucía, una de las tres personas que en el siguiente video cuentan una de las tantas increíbles y conmovedoras historias de sobrevivencia que nos han dejado los sismos del 7 y 19 de septiembre pasados.

En sólo cuestión de segundos Lucía e Isaac quedaron bajo los restos de un edificio. Aunque hasta ese entonces para ellos era una desconocida, Paulina se les unió en ese momento de emergencia y con ella esperaron que alguno de los grupos de rescatistas, que desde hace casi una semana trabajan en las diferentes zonas afectadas, lograra salvarlos. “En ese momento empezó a correr el tiempo y era muy poco oxígeno el que teníamos. Rezábamos y platicábamos. Mi compañera fue muy valiente”, cuenta Isaac.

Desde la cama de un hospital, donde ahora se recuperan después de haber pasado horas atrapados bajo los escombros de uno de tantos edificios que cayeron el pasado martes, a consecuencia del sismo de 7.1 grados, estos tres sobrevivientes nos describen cómo es el otro lado del esfuerzo que mexicanos han mostrado en los últimos días. Si miles de personas se han volcado a las zonas de desastre para ayudar en labores de rescate, luchando para sacar sobrevivientes de entre los escombros, ellos también lucharon para mantener la esperanza de salir con vida. “Yo siempre dije que sí se podía… aunque, después de unas horas, el total silencio te daba miedo. Pero para mí, escuchar ruido y a la gente trabajando, era mi mayor esperanza”, describe Lucía.

Quienes han estado ayudando como sea en los últimos días (en los centros de acopio, donando, ayudando en remoción de escombros o trabajando directamente en rescate) lo hacen desinteresadamente. Pero si no, seguramente encuentran en este video la perfecta recompensa a su esfuerzo y la motivación para seguir con él: saber que se logró salvar una vida. Bueno, aquí vemos tres. Qué mejor. “Agradecido con todos. Con la Marina, los Topos, Cruz Roja, con todos los que estuvieron ahí. Esas personas que rescatan, de verdad son un ángel de Dios, porque sin ellos no hubiéramos salido”, concluye Isaac.

 

Fuente: Sopitas.com