CÓMO CREAR UNA CULTURA DE INCLUSIÓN

Para contratar talento solo hay que ver las características relevantes.

Mayra González es presidente y director general de Nissan Mexicana.

En Nissan es relevante tener una cultura laboral incluyente. El mercado automotriz se ha diversificado de tal manera que el consumidor moderno ya no solo se fija en los productos y beneficios que ofrece la empresa.

 Actualmente el consumidor valora muchos factores antes de tomar una decisión de compra; como la filosofía de la empresa, el acercamiento y la empatía que tiene con su estilo de vida y la forma en la que contribuye y se involucra con la sociedad: desde prácticas de sustentabilidad hasta filosofías corporativas de inclusión.Al momento de buscar talento, los incentivos van desde lo económico hasta el desarrollo profesional. Dejando de lado las barreras que corresponden a creencias de género, raza, orientación sexual y/o cualquiera otra que pudiera haber existido y afectado el desarrollo profesional y aspiraciones de posiciones directivas.
El caso de Nissan es un ejemplo definitivo. Mayra González es la primera mujer en dirigir la empresa manteniendo un liderazgo absoluto en ventas. Mayra no llegó a esta posición, la de mayor responsabilidad, por ser mujer. Asume este lugar, siendo México el cuarto mercado más relevante de Nissan a nivel global, por su talento y visión de negocio.
El equipo de recursos humanos de Nissan tiene muy clara la directriz de tomar en cuenta solo variables relevantes al momento de hacer una contratación. Lo importante son las capacidades de talento y los beneficios que cada colaborador puede ofrecer en el desarrollo del negocio.
Actualmente Nissan demuestra con ejemplos claros su compromiso con este discurso. Para el 2020, tiene el objetivo de ser líder y agente de cambio en la creación de una cultura de la diversidad para lograr un ambiente de unidad e igualdad de oportunidades entre los empleados de su empresa.
En una empresa en la que el sexo masculino ha sido dominante, hoy en día casi el 30% el personal es ya femenino. Sus políticas de trabajo favorecen a cualquier miembro de la comunidad LGBT sin ser un tema de discusión o rechazo. Es decisión del empleado asumir su identidad sexual y compartirla. Los proyectos de inclusión no solo están enfocados al sexo femenino; se cuenta con 5 pilares fundamentales: Cultura, Genero, Generaciones, Personas con Discapacidad y LGBT.

La inclusión no solo debe de ser un discurso escrito, debe ser una práctica cotidiana buscando que llegue el día en que deje de ser un tema y se convierta en algo integrado en la cultura de la empresa.

 Fuente: Expansion.mx
Foto: Jesús Almazán