¿QUIERES VIVIR MÁS? ADOPTA UN PERRO

Los hallazgos de un estudio sugieren razones por las que tener un perro conlleva un factor de protección contra las enfermedades cardiovasculares y la muerte.

CNN) – Los beneficios que conlleva tener un perro son claros: actividad física, apoyo y compañía, pero tener a un can en tu vida podría literalmente salvarte la vida.

Tener un perro se asocia con riesgo reducido de enfermedad cardiovascular y muerte, de acuerdo con un nuevo estudio publicado el viernes en la publicación sueca Scientific Reports.

Para las personas que viven solas, tener un perro puede disminuir su riesgo de muerte en un 33% y su riesgo de muerte relacionada con problemas cardiovasculares en un 36%, en comparación con individuos solos sin mascota, según el estudio. Las probabilidades de un ataque al corazón también son 11% más bajas.

Los propietarios de mascotas que viven con otras personas también vieron beneficios, aunque en menor medida. El riesgo de muerte entre ellos disminuyó en un 11% y sus probabilidades de muerte por causa cardiovascular fueron 15% más bajas. Empero, el riesgo de un ataque cardiaco no se redujo.

“Un hallazgo muy interesante en nuestro estudio fue que tener un perro fue especialmente importante como un factor de protección entre las personas que viven solas, que es un grupo que anteriormente tenía mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte frente a quienes viven en un hogar con múltiples personas”, dijo Mwenya Mubanga, uno de los autores del estudio y estudiante de doctorado de la Universidad de Uppsala.

La persona sola que tiene un perro es la única responsable de sacar a pasear e interactuar con su mascota, a diferencia de las parejas casadas o familias con niños, lo que puede contribuir a una mayor protección contra la enfermedad cardiovascular y la muerte, señaló el estudio.

Los propietarios de perros de caza, como los terriers, retrievers y sabuesos, fueron los más protegidos de enfermedades cardiovasculares y muerte. Sin embargo, tener cualquier perro reducirá el riesgo de muerte de los dueños, solo en diferentes grados, dijo Tove Fall, autor principal del estudio y profesor asociado de Epidemiología en la Universidad de Uppsala.

El estudio examinó a cerca de 3.4 millones de individuos suecos entre edades de 40 y 80 años a partir de una base de datos nacional y el Swedish Twin Register durante un período de 12 años.

“Sabemos que los dueños de perros en general tienen un mayor nivel de actividad física, lo que podría ser una explicación de los resultados observados”, dijo Fall. Esto incluye llevar al perro a dar un paseo en cualquier condición climática.

Los hallazgos también sugieren un mayor bienestar social y el desarrollo del sistema inmune como razones adicionales por las que tener un perro conlleva un factor de protección contra las enfermedades cardiovasculares y la muerte.

Una explicación puede ser que los perros traen tierra de fuera a la casa y te lamen, lo que podría afectar tu microbioma, las bacterias que viven en tu intestino, y por lo tanto tu salud.

“También hacen que los propietarios mejoren su vida social, y eso en sí mismo reduce su nivel de estrés, que sabemos es una causa primaria de las enfermedades cardiovasculares y los eventos cardíacos”, dijo la Dra. Rachel Bond, directora asociada de Women’s Heart Health en el Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, que no participó en la investigación.

 En opinión de Fall, aunque su estudio proporciona una fuerte evidencia de los beneficios para la salud de tener un perro, su trabajo aún no está concluido, ya que no explica por qué los perros logran estos resultados o por qué razas específicas parecen ofrecer más protección.
Bond comentó que los propietarios de razas de caza pueden estar haciendo más ejercicio porque estos perros son más activos que los perros pequeños, que no requieren tanto ejercicio.

También hay otros factores que aún deben tenerse en cuenta, como la personalidad del propietario y la salud y actividad física general.

“Es difícil decir si realmente hay un efecto causal. Este estudio en particular excluyó a los pacientes con afecciones cardíacas, y sabemos que las personas con discapacidad pueden ser menos propensas a tener un perro, por lo que realmente suscita la pregunta de si tener un perro favorece a la salud del corazón o es simplemente un marcador para las personas que tienen más probabilidades de tener una buena salud cardíaca”, dijo Bond. Aun cuando Bond no “recetaría” un perro como tratamiento para un paciente, tampoco desalentaría tenerlo o adquirirlo.

Pese a que la investigación se llevó a cabo en Suecia, Fall cree que también se puede aplicar a otros países, ya que las razas más comunes y las actitudes de las personas hacia el cuidado del perro son similares.

Sin embargo, algunos factores que pueden afectar los resultados son las diferencias en el clima y los contextos socioeconómicos, señaló Fall. “Aquí tenemos un clima más frío, así que tenemos perros de interior y por tanto los dueños salen con sus perros a pasear. En climas más cálidos, pueden estar en el jardín y no hay que llevarlos activamente a pasear”, señaló.

 “Creo que sería difícil tomar los datos de Suecia y aplicarlos a Estados Unidos, por ejemplo, ya que en Estados Unidos tenemos una población más diversa. Deben hacerse más estudios en EU”, dijo Bond.
Fuente: expansion.mx