Elementos para pensar la cultura en Huatulco

  El constructo cultura puede ser la base fundamental en la formación de personas y sociedades con calidad de vida, porque este se traduce en aquellas consideraciones prácticas y de entendimiento que mueven al individuo a relacionarse consigo mismo y con su entorno de una manera sensible, reflexionada y diferenciada.

    La cultura es toda práctica y creación humana cotidiana y compartida por un grupo social que le otorga sentido y valor, en un espacio y tiempo determinado. Pensar la cultura en Bahías de Huatulco –con sus particulares circunstancias ambientales, histórico-políticas, sociales y económicas–, motiva más bien a indagar dentro de un campo de posibilidades de sentido que vale dialogar con los lectores.

    Habitar Huatulco –un Centro Integralmente Planeado para el turismo (ahora diversificado), un municipio de la costa oaxaqueña favorecido por los recursos de la naturaleza, un territorio con historia regional y de migración multicultural, etc.– demanda cultura ciudadana; pues, lo compartido por todos sus habitantes –sean locales, oaxaqueños, mexicanos de otros estados o extranjeros avecindados– son precisamente los contextos creados en este sitio.

    Quizá pensar el medio ambiente más allá de la idea de naturaleza biológica permita involucrar una serie de elementos más cercanos con los que se elabora la realidad; por ejemplo, concebir Huatulco como un socioecosistema o de resiliencia socioecológica: conceptos aportados por la antropología ambiental para describir una perspectiva que incluye y pone en relación al entorno social (material), cultural (simbólico) y ecológico (medio y habitantes), de por sí activos e impredecibles; con capacidad adaptativa y de recuperación en circunstancias que lo vulneran, sin perder su identidad. Desde esta visión, es posible explicarse y proyectar transformaciones al hábitat en respuesta a lo que afecta y transfigura esta compleja articulación.

    Los estudios etnográficos, por su parte, han sido útiles para identificar la dinámica resiliente en ciertos factores socioecosistémicos en crisis, en temas como la pertenencia colectiva y la identidad, para fortalecer y, como consecuencia lógica, para reducir costos materiales y humanos; y es que la resiliencia ecológica o social (entendida como la capacidad aprendida o no que muestra un organismo o ambiente para recuperarse de eventos que ponen en crisis y/o comprometen parte de su sistema) contribuye a construir y vigorizar la comunidad para llegar a la mejora.

    Asimismo, el discurso de la sustentabilidad –presente en la política de este municipio turístico– cuenta con dos vertientes visibles: 1) La herencia de los pueblos originarios con sus saberes sobre la naturaleza, sus tradiciones históricas, sus lenguas y costumbres, apreciada por los altermundistas e intervenida y acallada muchas veces por la mano de la modernidad capitalista; 2) La del discurso internacional, que también ha sufrido sus retrocesos (caso E. U.); sin embargo, la idea de fondo que es la conservación de la vida y los recursos debido a la codependencia entre las especies predomina en la política global actual a través de la promoción de agendas e incentivos.

    Hoy, la cultura en Huatulco tiene que ver con el espacio, su uso y conservación, más que con el concepto de cultura libresca o alta cultura. Así, se encuentran la geografía y sus recursos naturales en el mercado, aprovechados en el deporte, recreados para el turismo, organizados para su disfrute, como un bien de la comunidad y, a veces, como una amenaza a sortear (por ejemplo, los recientes terremotos). Precisamente, los fenómenos que se dan en Bahías y que ponen a prueba la vida sin discriminar, muestra lo que falta por hacer para fortalecer la cultura medioambiental huatulqueña. Convendría entonces que los habitantes participaran con sus propias dinámicas en eventos y programas de formación ciudadana para la conservación del medio ambiente y la prevención de accidentes por desastres naturales; y, por otro lado, se hace necesario que las empresas, las organizaciones, las instituciones públicas y privadas apoyen la sensibilización fomentando la cultura y el arte en este sentido.

Profesora Yulma

Ha sido profesora-investigadora en áreas como lenguaje, escritura académica, literatura y periodismo; también, directora de teatro, crítica, productora de radio y colaboradora en medios impresos.