Telefonía comunitaria en Oaxaca da nuevo paso tecnológico

Talea GSM, el primer sistema de telefonía celular comunitaria en Oaxaca, revoluciona a una velocidad mayor de la que imaginaron sus creadores.

A cinco años de que empezó a funcionar la red que comunica a 18 comunidades indígenas, empezaron a ofrecer el servicio de datos para que usuarios utilicen mensajería instantánea.

Primero fueron los mensajes instantáneos de las aplicaciones Telegram y signal, y a los pocos días fue Whatsapp, sin que aún se puedan visualizar imágenes o videos, para evitar saturar la red.

En un contexto donde la tecnología de las comunicaciones parece un derecho negado para comunidades rurales e indígenas, para la administradora de Talea GSM, Keila Mesulemet Ramírez, éste es un paso que demuestra que “las comunidades Indígenas pueden hacer muchas cosas”.

Tecnología al alcance

Sin ocultar el orgullo de que un pequeño grupo de personas creativas y hackers logran que la tecnología funcione en comunidades de difícil acceso por la desatención oficial, aseguró:

“Demostramos que la tecnología está al alcance de todos y todas, que no hay imposibles para las comunidades Indígenas, estamos rompiendo la brecha de tecnología e incluso de género porque hombres y mujeres se están capacitando para llevar la tecnología a sus comunidades, en su contexto y respetando usos y costumbres”.

Con la aspiración de que “otra comunicación alternativa es posible”, Keila Mesulemet explicó que este paso hace a la red más funcional, además de que ahora se experimenta con sitios que trabajan con energía solar.

“Las nuevas antenas que se instalaron en el Cerro El Picacho funcionan con energía solar y aumentaron la cobertura. Ahora llegamos a las tres agencias de Talea, incluso a comunidades vecinas que todavía no están en nuestra red porque se les hace más fácil activarse en sistemas comunitarios de otros municipios, pero usan el roaming desde nuestra señal”, explicó.

Fortalecer la red

El paso siguiente es superar esta etapa de prueba, “dejarlo funcionar al cien por ciento y activar el servicio en las otras 17 comunidades”, empezando en abril por la Red de Villa Alta, que cuenta con cerca de mil usuarios y hasta ahora es la Red más grande de Telefonía Celular Comunitaria.

La implementación de datos para mensajería instantánea dependerá de los equipos en cada comunidad y el proceso podría tardar hasta un año.

Aun así, ya aspiran a que en un mediano plazo puedan contar con internet comunitario, es decir “ser nuestros propios proveedores de internet” y fortalecer un proyecto alejado del lucro, sustentado “en el derecho de las comunidades indígenas a estar comunicadas”.

 Fuente:  Nadia Altamirano en nvinoticias.com