Anaya busca al PRI para un frente anti López Obrador en las elecciones de México

El aspirante panista abre por primera vez la posibilidad a recabar apoyos del partido gobernante e insinúa que se sentaría a hablar con Peña Nieto para después rectificar.

Ricardo Anaya se balancea entre la fina línea que separa las convicciones de las necesidades. Afianzado como el principal rival de Andrés Manuel López Obrador para luchar por la presidencia, el candidato de Por México al Frente ha virado en su estrategia de tratar de capitalizar el voto de desencanto con el Gobierno para aglutinar aliados en torno al rechazo y el miedo que genera la posible victoria del líder de Morena. La insinuación de que estaría dispuesto a sentarse a hablar con el presidente, Enrique Peña Nieto, a quien ha atacado duramente, para tejer una posible alianza contra López Obrador ha desatado una serie de críticas que le han obligado a rectificar.

Durante un evento con miembros del grupo financiero Citibanamex, Anaya fue preguntado por si estaría dispuesto a hablar con el presidente, Enrique Peña Nieto, para negociar una hipotética alianza, a lo que el candidato del Frente respondió: “Estoy absolutamente abierto a construir con quienes haya que construir para ganar esta elección y darle viabilidad al futuro del país”. Para no dejar dudas, el moderador insistió: “¿Existe esa posibilidad?” En ese momento, Anaya bajó el micrófono y sin que apenas le pudiese escuchar el auditorio, respondió: “Digamos que sí”.

El comentario de Anaya ha desatado una marabunta de reacciones entre quienes lo ven una incoherencia con sus declaraciones de hace unas semanas en las que prometió que, en caso de lograr la victoria el 1 de julio, metería a la cárcel a Peña Nieto si se comprobase que ha cometido casos de corrupción. Hasta el punto de que este lunes Anaya se ha visto obligado a corregirse: “Bajo ninguna circunstancia estaría dispuesto a hacer un pacto de orden cupular, ni con él [con Peña Nieto], ni con los líderes ni con los candidatos. Quiero un cambio profundo para México que rompa con el pacto de impunidad. No creo en acuerdos cupulares, sí en el voto útil”, ha asegurado el candidato del Frente. Horas después, a través de un tuit, achacó la polémica tras sus palabras a que “la desinformación y la guerra sucia seguirán”.

Ese llamado al voto útil va desde los votantes que aún están indecisos hasta los empresarios, cada vez más partidarios de decantarse por Anaya como la opción más tranquilizadora para sus intereses, toda vez que el candidato del PRI, José Antonio Meade, su preferido hasta ahora, se ha quedado descolgado de la batalla definitiva. “La ruta es la de sumar esfuerzos entre los que queremos un país moderno, abierto al mundo, sin amnistía, con Estado de derecho y con una reforma educativa que siga avanzando”, aseguró Anaya.

La novedad es que, por primera vez, el candidato del Frente incluye entre su abanico de posibles aliados al priismo, a quien se había enfrentado frontalmente durante los últimos meses. Pese a los intentos de Anaya y de sus asesores por matizar que se refieren a los hipotéticos votantes desencantados con el partido gobernante, y no a sus dirigentes, el precio del botín es tan grande que levanta todo tipo de suspicacias. “Que dentro del anayismo quepa ahora el PRI, en cierta forma, le da la razón a López Obrador de que existe un grupo político que hará todo lo posible para que no logre la victoria”, opina la analista Viridiana Ríos, asociada del Mexico Institute, en referencia a lo que el líder de Morena ha calificado como el PRIAN, una alianza entre el PRI y el PAN, los dos grandes partidos de México.

El cambio de estrategia de Anaya es claro. Tras el primer debate se ha consolidado como el principal rival de López Obrador, pero es consciente de que este ha sabido capitalizar más el voto del hartazgo con el actual gobierno y Peña Nieto que él. De ahí que, en cierta manera, haya optado por seguir la estrategia pragmática del líder de Morena de aglutinar apoyos sin importar demasiado el origen. “Va a ser un duelo entre el que enarbola la batalla del enojo y el de la del miedo”, considera la analista Denise Dresser, para quien el viraje de Anaya responde a que “llegó tarde a la oposición. El Frente nació con el objetivo de ser antisistémico, de acabar con el régimen. Al ver que el PRI se desploma y de que Anaya no se consolida como antisistémico, va a dejar de ser un Frente anti PRI para ser un Frente Anti López Obrador, dando a entender que él representa el cambio responsable ante la incertidumbre”, completa Dresser.

Anaya tiene por delante 60 días para tratar de recortar los entre 15 y 20 puntos de ventaja que dan la mayoría de las encuestas a López Obrador. Varios de sus asesores, en privado, asumen que parte de la estrategia a seguir a partir de ahora conlleva elevar el tono de los ataques contra el líder de Morena para tratar de sacar su lado más visceral y no el moderado que ha mostrado durante la campaña. Tras el debate, en el que consiguió aguantar, López Obrador ha dado cuenta de ello. “En cuanto se siente acosado, vuelve a la rijosidad”, opina Dresser, para quien, “la república amorosa que pretendía vuelve a ser república rencorosa. Su voto duro se lo perdona, pero quizás no tanto los indecisos”.

 

Fuente: elpais.com