Apuestan por terapia de cannabis medicinal contra el Alzheimer

Sativa Care logró el permiso para atender a los pacientes con enfermedades crónicas y degenerativas.

La primera clínica especializada en tratamientos a base de cannabis comenzó a operar en el país; se trata de Sativa Care, que se centrará en disminuir el dolor a pacientes con enfermedades crónicas y degenerativas: epilepsia infantil refractaria, artritis reumatoide, párkinson, diferentes tipos de tumores malignos y padecimientos mentales.

La clínica privada cumplió con todos los requisitos y presentó la evidencia científica a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios para obtener el registro de diagnosticar y otorgar tratamientos de aceites, pomadas, tabletas y diferentes medicamentos elaborados con cáñamo de la mariguana.

Jonathan Hernández, médico cirujano y especialista en cannabis medicinal, explicó que en el caso de los pacientes con cáncer la prioridad es reducir los efectos adversos causados por la quimioterapia y radioterapia.

Detalló que sus planes de abordaje integral superan a los que se otorgan en unidades médicas de alta especialidad privadas y públicas, que cuentan con los fármacos de última generación, altamente costosos, como los biotecnológicos.

“Muchos medicamentos que se utilizan para tratar este tipo de enfermedades debilitan al sistema inmune, por ello las personas son susceptibles de adquirir enfermedades infectocontagiosas. Esto no pasa con los tratamientos de cannabis, debido a que actúa por señalización, ataca lo que debe de atacar y defiende lo que debe de defender”, comentó.

La cannabis medicinal pretende convertirse en el estándar clínico para controlar el dolor crónico y sustituir a los fármacos de morfina y sus derivados, que causan adicción, mareos y vómito.

Las proyecciones de la clínica son más ambiciosas. Una vez que avancen las investigaciones, también tratará padecimientos mentales como el Alzheimer o padecimiento complejos como el párkinson.

“Estas sustancias tienen la capacidad de estimular a nivel de síntesis de ADN, es decir, de regenerar o propiciar el desarrollo de nuevas células. No vas a llevar la enfermedad a cero ni la vas a retroceder, pero cuando menos generas conexiones suficientes para que vuelva hacer ese link con los archivos de memoria y reconocer a tu familia”.

Hernández refirió que después de años de “oscurantismos científico” en el que se atacó a la mariguana, en la actualidad se ha comprobado que la cannabis medicinal en absoluto causa adicción bajo las dosis de THC legales: “La normativa nos permite tener hasta 1 por ciento y nuestros medicamentos tienen 0.3 por ciento, y es para asegurar su efecto terapéutico completo”.

Denis tiene 28 años, vive con una depresión desde los seis; en la adolescencia descubrió que le gustaban las mujeres e intentar ocultar su gusto la llevó a estar estresada. Se dio cuenta que los psicotrópicos no son “mi opción, entras a la casa de mi mamá y es una farmacia. No me quiero ver así. Conozco el proyecto y he decidido darle una oportunidad”.

Fuente: http://www.milenio.com