1er concurso de “Chefcitos” en Puerto Escondido

Los jueces: Jesús Gibaja y  Quetzalcoatl Zurita quedaron encantados de la salsa de mango con habanero de las “gorditas costeñas” que fue el platillo ganador.

Puerto Escondido, Oax.- Una vez más esta ciudad se volvió punto de reunión de chefs destacados internacionalmente, tal es el caso de Jesús Gibaja conocido como “El Chefcito” que engalanó dos actividades el fin de semana pasado, invitado por personal del CONALEP 158 encabezó una cena con causa para recaudar fondos y construir  un Centro de Autismo así como un concurso de minichefs  “Chefcitos” para impulsar la cocina entre los más pequeños de casa en la costa.

El trato amable y atento de Gibaja realzó la cena organizada por la Asociación Civil “Mi mundo Azul” (MIMA) creada para trabajar en pro de los niños con autismo de Puerto Escondido, ahí, tanto familias del lugar como extranjeros disfrutaron de los cinco tiempos servidos en la noche de gala: Jesús Gibaja presentó “tostada de salpicón de pulpo”  y “Costillas de cerdo confitadas con rub de chiles”, los jóvenes chefs invitados Esau Rendón y Gersón Madrid prepararon “ceviche amarillo” y “tamalito de pipián con pollo” respectivamente, el postre estuvo a cargo de la chef Gladys Merino (también docente del CONALEP 158) quien preparó “Panque de Téjate”.

Al siguiente día, aprovechando la presencia del chef invitado, muy temprano arrancó el concurso de minichefs, organizado por Maritza Barranco docente del CONALEP 158 respaldada por el director  César López Escamilla, en el cual participaron cinco niñas y un varón Osvaldo Kaleb, quien padece autismo y preparó un delicioso postre acompañado de su madre.

Las cocinas industriales donde los alumnos del plantel realizan sus prácticas de la especialidad de  alimentos, los niños realizaron la preparación de los platillos típicos de la costa, los chefs Esaú Rendón,  Gersón Madrid y Gladys Merino, les dieron acompañamiento, tanto en la preparación como en el emplatado.

Con la inocencia a flor de piel y el apoyo presente de sus padres, las pequeñas participantes, platicaron cómo fueron inspiradas para acercarse a la cocina, la mayoría hijas o nietas de chefs y cocineras, mientras los jueces, Jesús Gibaja y el chef Quetzalcoal Zurita probaron y deliberaron.

El platillo ganador que conquistó su  paladar fue “gorditas costeñas” rellenas de requesón y pescado con salsa de mango con habanero, que preparó Sarah Aldán de 10 años, se llevó las palmas y emocionada recibió el reconocimiento a su destacada participación, un paquete de útiles escolares y un pase para una cena en un distinguido Hotel en playa Zicatela.

Al final, “El Chefcito” compartió que también él fue inspirado por su abuela para adentrarse al maravilloso mundo de la gastronomía, se dijo sorprendido por el esfuerzo y sazón de los platillos de las menores participantes.

Comunicado.