Mayor hallazgo cueva Balamkú en Yucatán por parte del INAH

La cueva Balamkú, ubicada a 2.7 km al este de El Castillo de la zona arqueológica de Chichén Itzá, en Yucatán, con cientos de incenciarios tipo Tláloc, es el mayor hallazgo en su tipo que investigadores del INAH han hecho los recientes 50 años.

Se trataría del cenote fundacional de uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo maya.

La cueva no ha sido saqueada, y los objetos se están volviendo parte de ella, absorbidos por estalagmitas, “es un tesoro de información científica”, dijo el arqueólogo Guillermo de Anda, director del proyecto de exploración, en rueda de prensa.

De difícil acceso debido a que el recorrido se debe hacer a gatas o arrastrándose, Balamkú es un laberinto. Los 500 metros que se han explorado no llevan una ruta lineal, pero se ha bajado 24 metros hasta un manto freático que se tiene ya a la vista.

Se calcula que se ha explorado tres cuartas partes de ese espacio que, ahora se sabe, fue y es sagrado para los mayas. Se estima que podría corresponder al período Clásico Tardío (700-800 dC).

Hay también fragmentos de huesos debajo de sedimentos y lodo, aunque no se ha determinado si corresponden a seres humanos o animales.

La cueva Balamkú “representa un proyecto de investigación de largo aliento, un trabajo sumamente delicado para recuperar el caudal de información científica irrepetible”, añadió De Anda.

Fuente: www.jornada.com.mx