México, el segundo mejor entorno para emprender en América Latina

La infraestructura pública y las dinámicas del mercado interno favorecen el emprendimiento en México. Sin embargo, todavía hay obstáculos importantes para echar a andar un negocio.

México tiene el segundo mejor entorno para emprender en América Latina, sólo por debajo de Argentina. Sin embargo, todavía tiene “cargas” y regulaciones que dificultan la entrada de los emprendedores al mercado nacional.

De acuerdo con el Monitor Global de Emprendimiento 2018/2019 (GEM) que elaboran el Babson College y la London Business School, México ocupa el lugar 23 de 54 naciones en el Índice de Contexto de Emprendimiento Nacional (NECI, por sus siglas en inglés).

El NECI está compuesto de 12 variables. Las mejor calificadas para México son infraestructura pública (7.64 puntos), educación para el emprendimiento a nivel superior (6.45) y las dinámicas del mercado interno (6.26). Otros aspectos a evaluar son el financiamiento empresarial, el apoyo de las políticas gubernamentales, marco legal, entre otros.

Las calificaciones para las diferentes variables son asignadas por expertos consultados por los equipos locales que participan en el GEM, en el caso de México, el Tec de Monterrey.

En promedio, México obtuvo una calificación global de 5.21 puntos, lo que lo ubica en el segundo lugar de la región y el 23 del ranking. Es superado por Argentina, que ocupa la posición 21. Por debajo se encuentran Chile (26), Colombia (32), Uruguay (33), Perú (39), Guatemala (44), Puerto Rico (51) y Panamá (52).

México tiene el cuarto lugar global en educación para el emprendimiento, a pesar de no fomentarlo en niveles básicos, sólo por debajo de Holanda, Indonesia y Qatar.

“México está muy bien evaluado en lo que se refiere a educación para el emprendimiento en niveles superiores, pero está muy bajo en niveles básicos. Tal vez todavía no se considera que sea relevante en estos niveles educativos promover el emprendimiento”, dice Elvira Naranjo, investigadora del Tec de Monterrey para el Monitor Global de Emprendimiento.

El fomento del emprendimiento en la educación básica es un pendiente de nuestro país y se suma a las recomendaciones de organizaciones internacionales como la OCDE, sobre mejorar en los niveles básicos de educación, comenta José Manuel Aguirre, coordinador general del GEM México.

Otro punto en el que nuestro país también está bien posicionado es el de normas sociales y culturales. Esto significa que hay muchas personas que ven el emprendimiento como una opción para hacer carrera.

“Este reporte da información para que universidades y gobiernos puedan tomar acciones en los programas y planes. No llega a juzgar la eficacia de los programas”, enfatiza Aguirre.

¿Por qué no tenemos el primer lugar?

Nuestro país tiene calificaciones bajas en cargas internas del mercado, para una empresa nueva no es fácil entrar al mercado. Esto significa que hay algunas cargas que enfrentan los emprendedores al ingresar al mercado y regulaciones que facilitan poco los esfuerzos.

En infraestructura legal y comercial los indicadores también son bajos para México. Esto significa que la mayoría de las veces el emprendedor saca adelante su negocio por cuenta propia porque puede representar un gasto elevado contratar contadores, publicistas o abogados.

“Este tipo de cargas que tienen que ver con servicios para el emprendedor, es otro punto en el cual nos hace falta hacerlos más accesibles”, puntualiza Naranjo.

Argentina, el primer lugar en Latinoamérica, tiene el tercer lugar mundial en políticas gubernamentales en relevancia y en apoyo, pero en impuestos y burocracia, ocupa la posición 33 y México la 26.

“Los expertos están dándole una muy buena evaluación a lo que se refiere al apoyo y relevancia de las políticas para emprendimiento, pero tienen menor evaluación en las cargas burocráticas para emprendedores”, dice la especialista del Tec de Monterrey.

También nos superan en la infraestructura legal y comercial. Aunque México tiene mejores números en normas, educación y apertura del mercado interno. Es decir, el primer lugar no significa necesariamente que un país sea mejor en todo que otro, detallan los especialistas.

Fuente: www.eleconomista.com.mx