Crean cubrebocas que se sincroniza con Alexa, Siri y Google Assistant

Con los casos de contagio por COVID-19 repuntando en distintos países del mundo, incluido México, queda claro que el uso de cubrebocas se prolongará por muchos meses más. Por esta razón cada vez surgen más iniciativas novedosas, de estas máscaras faciales, que tienen otras funcionalidades además de proteger.

Éste es el caso de MaskFone, que puede ser definido como un cubrebocas wearable, el cual integra en su diseño audífonos y un micrófono. Con ello no será necesario que las personas se lo retiren para, por ejemplo, contestar una llamada en su smartphone. Incluso, podrán escuchar la música que traen en sus dispositivos, al incluir botones de reproducir, retroceder o avanzar una canción. Lo mejor es que aún con esta tecnología se puede lavar diariamente sin problemas.

Este cubrebocas se sincroniza de forma inalámbrica con el smartphone, mediante la app ‘Hubble Connect’, la cual permite potenciar el volumen de la voz en las personas que lo están utilizando. Además, la aplicación se integra con Alexa, Siri y Google Assistant: así, se vuelve un centro inteligente para realizar distintas tareas personales y de trabajo controladas desde la mascarilla.

MaskFone cuenta con filtros PM2.5 reemplazables y N95/FFP2; asimismo, tiene resistencia al agua y repele las partículas del aire, manteniendo la cara seca. Los filtros eliminan las bacterias y la contaminación asegurando que el aire sea fresco y puro, explica la compañía a través de su sitio web.

“Una opción inteligente como MaskFone será útil, incluso, después que el coronavirus se haya ido”

MaskFone

Este cubrebocas está elaborado con un tejido de sarga suave, la cual permite un mejor ajuste a los contornos del rostro en las personas. El diseño tiene un puente un poco más bajo en la nariz para permitir que se utilicen anteojos o gafas de sol sin que éstas se empañen.

Si bien MaskFone lo produce una compañía en Estados Unidos, hacen envíos internacionales, por lo cual se puede pedir sin problemas desde México. Su precio es de 50 dólares (alrededor de 1,000 pesos, aunque eso no incluye gastos de envío). (FORBES)