Graduada de Harvard, docente y funcionaria de salud estatal, la doctora Rachel Levine se convierte ahora en subsecretaria de salud federal

La gestión de Donald Trump fue marcada por un gabinete conformado mayoritariamente por hombles blancos heterosexuales. Ahora, el gobierno de Joe Biden avanza por un camino más diverso. Rachel Levine fue elegida como subsecretaria de salud y, cuando sea confirmada en el cargo por el senado, será la primera mujer trans funcionaria federal.

«Levine traerá un liderazgo firme y una experiencia esencial para ayudar a la gente durante esta pandemia …independientemente de dónde vivan, la raza, la religión, la orientación sexual, la identidad de género o discapacidad», dijo Biden en un comunicado. Además afirmó: «Ella ayudará a atender las necesidades de salud pública en nuestro país en este momento decisivo y más allá».

Ella no es la única funcionaria de la comunidad LGBT que tendrá la gestión de Biden. El presidente eligió también para liderar el Departamento de Transporte al exalcalde Pete Buttigieg. Él es la primera persona abiertamente gay nominada para un cargo en el gabinete de gobierno.

LA CARRERA DE RACHEL LEVINE

Levine es graduada en Harvard y en la Escuela Médica Tulane. Además, es la presidenta de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y de Territorios. También es docente, da clases de pediatría y psicología en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Hasta ahora, Rachel Levine ha ejercido como secretaria de Sanidad en Pensilvania. Ella fue la encargada de diseñar la respuesta de ese estado a la pandemia del nuevo coronavirus. Durante su gestión, muchas veces recibió numerosos ataques transfóbicos, sin embargo, nunca dejó de ejercer sus funciones.

El equipo de transición de Biden destacó la gestión de esta pediatra. Ella fue designada por el gobernador de Pensilvania, el demócrata Tom Wolf, como secretaria de Sanidad estatal en funciones en 2017. Su tarea siempre fue aceptada por sus colegas y fue confirmada en su cargo tres veces por el Senado de ese estado, controlado por los republicanos.

Cuando ocurra la confirmación de la cámara alta del país, Levine trabajará a bajo la órbita de Xavier Becerra, el latino que será ministro de Salud. Tendrá que supervisar oficinas y programas de este departamento, diez sucursales regionales y el despacho del cirujano general, entre otras funciones. Además, junto a Becerra, deberán reencaminar la política de los Estados Unidos para afrontar la pandemia, algo que no fue prioritario durante la gestión de Trump.

 

EL DESAFÍO DE LEVINE FRENTE A LA PANDEMIA

Ron Klai, jefe de gabinete de Biden, publicó un memo anunciando que el mandatario firmará 17 decretos para tomar medidas rápidas para frenar problemáticas graves. Entre la lista de problemas está la pandemia. Y entre las medidas para paliar los efectos de la pandemia están: evitar las ejecuciones hipotecarias y los desalojos generados por la crisis del Covid-19 e imponer el uso de cubrebocas en los viajes interestatales y dentro de los edificios federales.

En paralelo, Xavier Becerra y Rachel Levin tendrán que ocuparse de la frágil situación del sistema sanitario. La realidad que el Covid-19 deja en el país es complicada. Más de 400 mil estadounidenses han perdido la vida, según la Universidad Johns Hopkins. Hasta la fecha, existen más de 24.3 millones de casos positivos acumulados.

Hay que recordar que entre esas millones de personas están Donald Trump y su esposa, Melania Trump. Ambos contrajeron coronavirus a comienzos de octubre.

Si bien Estados Unidos avanza con la campaña de vacunación, la ausencia de políticas públicas por parte de la gestión de Trump generó que este sea el país con mayor cantidad de infectados del mundo. Biden confirmó que su gobierno tomaría medidas para frenar la pandemia, así que ahora habrá que esperar el curso que toma la pandemia bajo el mando de Becerra y Levine en la secretaría de salud. (PLAYGROUND)