Sembrar Arboles disminuiría dos terceras partes de la contaminación generada desde la revolución industrial

Sembrar árboles a partir de este año, de manera masiva, podría ayudar a disminuir la contaminación generada desde hace dos siglos.

Según un estudio reciente publicado en Science, la plantación de árboles en 0.9 mil millones de hectáreas del planeta podría atrapar cerca de dos tercios de la cantidad de carbonoliberado debido a las actividades humanas desde el inicio de la Revolución Industrial.

El clima de la Tierra podría cambiar lo suficiente en 2050 como para reducir los lugares en donde los árboles pueden crecer, unos 223 millones de hectáreas, si el mundo sigue emitiendo gases de efecto invernadero como lo hace ahora.

El nuevo cálculo impulsa el plantar árboles como prioridad máxima para ganar algo de tiempo en el combate contra el cambio climático.

 

¿La tierra soportará tanto?

En la investigación, se utilizaron imágenes de satélite para observar cómo los árboles crecen naturalmente en varios ecosistemas. Tal análisis mostró la cantidad de bosques que una tierra similar podría soportar.

PLANTAR UNA MEZCLA DE ESPECIES NATIVAS ES ESENCIAL, PUES AYUDARÁ A PRESERVAR A LOS ANIMALES LOCALES.

De acuerdo a los investigadores, existe espacio suficiente para alimentar árboles y capturar unas 205 gigatoneladas de carbono en aproximadamente un siglo. Eso es casi 10 veces el ahorro que se espera de la administración de refrigerantes, el elemento más importante en una lista de estrategias del Proyecto Drawdown.

EL PROYECTO DRAWDOWN ES UNA RED MUNDIAL DE CIENTÍFICOS Y DEFENSORES DEL MEDIOAMBIENTE QUE PROPONEN SOLUCIONES PARA EL CALENTAMIENTO GLOBAL.

MÁS BENEFICIOS DE SEMBRAR ÁRBOLES

Almacenar carbono es solo una de las formas en que los árboles podrían afectar el clima. Por ejemplo, existen simulaciones por computadora de árboles que contribuyen a enfriar un paisaje mediante la liberación de moléculas en el aire que invitan a las nubes a formarse.

Incluso algo tan simple como la oscuridad de las hojas de los árboles puede cambiar la cantidad de calor que un paisaje absorbe o refleja.

La expansión de los bosques en zonas antes iluminadas por la nieve y reflectantes podría calentarlos. En los trópicos, sin embargo, el mayor enfriamiento de las nubes podría ser el efecto más poderoso.

Para Jean-François Bastinen, ecologista y coautor del estudio, la lucha contra el cambio climático va más allá de sembrar árboles, por lo que ya es hora de que las sociedades disminuyan sus emisiones de gases de efecto invernadero: la verdadera solución.

 

Fuente: www.muyinteresante.com.mx