Oaxaca.-Las mujeres destinan casi tres veces más que los hombres a limpiar la casa, cuidar a los hijos y abuelos y hacer las compras. Si el mercado pagara estas actividades erogaría un monto equivalente a 18% del PIB nacional.

Las actividades de atención y alimentación a niños y adultos mayores, limpieza y mantenimiento del hogar son labores que realizan mayoritariamente las mujeres de los hogares mexicanos sin recibir remuneraciones.

Durante 2018 el valor económico bruto de las actividades domésticas realizadas exclusivamente por mujeres ascendió al equivalente a cerca del 18% del PIB nacional a precios de mercado, de acuerdo con cifras de la Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Esta situación implica que el mercado tendría que desembolsar el equivalente a poco más de 4 billones de pesos para producir los servicios de cuidados y labores domésticas si las mujeres no realizaran estas actividades en casa, incluyendo la mano de obra y las contribuciones a la seguridad social.

Si se contemplan las actividades domésticas no pagadas que realizan los hombres más las que realizan las mujeres, el valor económico bruto ascendería al equivalente a 24% del PIB (cerca de 5 billones 524,621 pesos).

De manera aislada, el mercado tendría que desembolsar el equivalente al 6% del PIB (poco más de 1 billón de pesos) para retribuir a los hombres las actividades realizadas en casa.

La pronunciada brecha de género en las labores domésticas

La participación de las mujeres en el trabajo no remunerado de los hogares es significativamente mayor que la de los hombres. Las mujeres contribuyen con 76.4% del total del tiempo dedicado a estas labores mientras que los hombres con el 23.6%, es decir, tres veces más.

Además de las brechas en el total de tiempo destinado al trabajo en casa, también existen diferencias importantes en la distribución de las tareas.

Sólo existe un rubro que está ligeramente más balanceado que el resto (pero continúa sesgado hacia la población femenina): en las compras y la administración del hogar las mujeres se encargan del 61% mientras que los hombres del 39 por ciento.

La desproporción se pronuncia en el resto de las actividades: las mujeres se encargan del 86% de la alimentación de los miembros de la familia, el 83% de la limpieza de la ropa y el calzado, el 75% de los cuidados de hijos y abuelos, 72% de la limpieza del hogar y 71% de la ayuda a otros hogares.

La desproporción en la realización de actividades dentro del hogar sin pago genera también una brecha en el valor económico neto que, en promedio, recibiría una mujer por sus labores en comparación con la de un hombre. Las mujeres recibirían 2.6 veces más, al menos durante el ejercicio del 2018.

El valor per cápita de las actividades realizadas por las mujeres ascendería a 59,617 pesos anuales o casi 5,000 pesos mensuales. Mientras que para los hombres sería de 22,390 pesos cada año o casi 1,900 pesos por mes.

Las labores domésticas no remuneradas valen más que el comercio

El total generado por la limpieza, mantenimiento y cuidados en el hogar entre mujeres y hombres sumó el equivalente a 24% del PIB durante el 2018. Esta cifra supera el valor total que generó uno de los sectores más importantes de la economía mexicana, el comercio, que fue equivalente al 19% del PIB nacional.

Otros sectores que registraron un valor bruto inferior a lo que valen las labores domésticas fueron las industrias manufactureras (17% del PIB), los servicios inmobiliarios y de alquiler (10% del PIB), la construcción (8% del PIB), los servicios de transporte, correos y almacenamiento (6% del PIB) y los servicios educativos (4% del PIB).

El valor total de las actividades no pagadas dentro de los hogares mexicanos ha crecido de manera importante durante el último decenio. En 2008 su valor económico equivalía a cerca del 19% del PIB nacional, para 2013 ascendió a 22% del PIB, alcanzando en el año pasado casi una cuarta parte del producto total mexicano.

Cuidar y atender a niños y adultos mayores es lo que más vale

Del valor económico bruto total del trabajo no remunerado en los hogares la actividad con mayor peso monetario es la de cuidar a otros. Las atenciones que los miembros de la familia mayores de 12 años brindan a niños y adultos mayores tienen un valor monetario equivalente al 7.5% del PIB en el mercado.

Por su parte, alimentarse y alimentar a otros tendría un costo equivalente a 4.6% del PIB si las familias no lo hicieran. La tercera actividad con mayor valor económico es la de la limpieza y mantenimiento del hogar, con un valor también similar al 4.6% del PIB nacional.

La ayuda y los trabajos voluntarios valdrían 2.7% del PIB, las compras y la administración del hogar valdría 2.5% del PIB y la limpieza y el cuidado de la ropa y el calzado valdría 1.7% del PIB.

(EL ECONOMISTA)