App de citas que vincula personas de acuerdo a su perfil genético

George Church, investigador de la Universidad de Harvard, está trabajando en una plataforma que compara los ADN de los usuarios y filtra los resultados para evitar mutaciones genéticas que podrían derivar en la transmisión de una enfermedad grave.

George Church es investigador y se desempeña en el laboratorio de la Facultad de Medicina de Harvard, donde está trabajando, junto con un equipo de genetistas, en varios proyectos para combatir trastornos genéticos y revertir el paso del tiempo. Pero eso no es todo: el investigador busca ir más allá y está desarrollando un proyecto que despertó curiosidad y controversia.

En el marco de una entrevista que ofreció a CBS News, el científico compartió los avances de sus investigaciones así como otras inversiones que está haciendo en el mundo científico. En este sentido habló de una startup llamada Digid8, integrada por él y Barghavi Govindarajan, y que está focalizada en el desarrollo de una una app de citas que compara el ADN de los usuarios y muestra los resultados de posibles candidatos, eliminado los perfiles incompatibles.

Se entiende por “incompatible” aquellos usuarios que podrían concebir un niño con trastornos genéticos graves. La idea es comparar los ADN para que las personas que comparten una mutación genética, como las que causan la enfermedad de Tay-Sachs o la fibrosis quística, no aparezcan como coincidencia sugerida en la app.

Cabe mencionar que Tay-Sachs, por ejemplo (que sería uno de los trastornos evaluados en la plataforma) es una enfermedad degenerativa que afecta al sistema nervioso central y es de carácter recesivo. Es decir que para que el niño o la niña desarrolle la enfermedad debe heredar dos genes de riesgo de cada uno de sus progenitores, lo cual representa una probabilidad del 25%.

La iniciativa no tardó en despertar polémicas. Quienes la repudian la describen como una forma de hacer eugenesia, porque consideran que busca aplicar tecnología para modificar la especie humana, dejando de lado la diversidad.

Luego de que trascendiera las críticas, el investigador decidió publicar una página donde aclara y amplía datos sobre este proyecto. En esa página explicó que el sistema se focalizará sólamente en el análisis de desórdenes severos, que afectan cerca de 0,6% de los nacimiento. En este sentido, el 97% de los usuarios serían “compatibles” según los términos descritos anteriormente.

Y aclaró que este filtrado de resultados sería solamente para quienes desearan hacer uso de este servicio que no busca ser una imposición ni limitación sino una herramienta más de diagnóstico.

“Creo que la forma en que encontramos a nuestras parejas es una elección personal. Mientras que algunos usan aplicaciones de citas, otros eligen no hacerlo. Mientras que algunos piden a amigos o familiares que los ayuden a encontrar parejas, otros prefieren buscar de forma más privada. Y, mientras algunos buscan asesoría genética antes de tener hijos, otros no. Del mismo modo, mientras que algunos tomarán medidas al enterarse de que el niño que llevan es probable que nazca con una enfermedad genética grave, otros no verán ninguna razón para tomar medidas. Todas estas son elecciones personales, y mi objetivo es proporcionar información y opciones para aquellos que buscan aportes”, destacó Church.

A su vez, en una entrevista con el Washington Post dijo: “Hay muchas enfermedades que no son tan graves que pueden ser beneficiosas para la sociedad al proporcionar diversidad, por ejemplo, diversidad cerebral. No nos gustaría perder eso».Y añadió:. “Pero si (un bebé) tiene alguna enfermedad genética muy grave que causa mucho dolor y sufrimiento, cuesta tratar millones de dólares y aún muere joven, eso es lo que estamos tratando de enfrentar”.

En cuanto a la seguridad de los datos, en la página se menciona que el cifrado y la tecnología blockchain permiten mantener la secuencia de genoma de forma privada, sin exponer la información de los usuarios con otras personas que usen la app ni con otra empresas. “Dichos datos pueden ser ilegibles incluso para el usuario. En este caso, cualquier usuario que desee una versión legible necesitaría volver a analizar su propio genoma”, se menciona en el comunicado, donde también queda claro que por ahora sólo se trata de una iniciativa y no hay fecha concreta para su lanzamiento.

(INFOBAE)