Descubren tumba milenaria en Ixtlán de Juárez, Oaxaca, con restos de nobles de 2 metros de altura

Este jueves el ayuntamiento de Ixtlán de Juárez, Oaxaca, informó del importante descubrimiento milenario, que se considera pertenece al Periodo Posclásico del 800 al 1000 d.C., según refieren expertos.

Cabe mencionar que las labores realizadas en una tumba antigua previamente saqueada se llevaron a cabo con el objetivo de validar datos arqueológicos en el municipio, cuando se revisaban los escombros que dejaran los saqueadores, ya que la tumba había sido perturbada con anterioridad.

Se informó que la mayoría de estas piezas fueron halladas en una zona conocida como Residencia; estaban intactas y con el apoyo del arqueólogo José Alfredo Arellanes se pudo confirmar que la tumba perteneció a la nobleza zapoteca de Laa Yetzi, según se pudo apreciar.

 

Dicha tumba contenía restos óseos de tres personas del sexo masculino y se logró establecer que se trataba de hombres muy corpulentos, a su vez, se calculó que podrían haber llegado a medir dos metros de estatura, de acuerdo con el tamaño de una mandíbula hallada.

A través de un comunicado se indicó: “Especulamos eran hombres muy corpulentos, calculando que pudieron llegar a medir alrededor de dos metros metros de estatura según el tamaño de la mandíbula, estos cálculos no son oficiales y aún no están sustentados es bases científicas, pero sí se considera como un indicio que los gentiles eran prominentes y corpulentos defensores de estas tierras”.

El ayuntamiento de Ixtlán explicó:

“Esta administración municipal comunitaria ha dedicado especial atención a rescatar nuestro pasado, para que sea valorado por las nuevas generaciones; estamos planificando de manera integral una serie de proyectos que garantizarán el rescate, conservación, difusión y fortalecimiento del patrimonio ancestral de nuestros antepasados”.

Cabe mencionar que el gobierno local ha pedido a la ciudadanía que no se saquee el patrimonio histórico y, en caso de tener algún hallazgo al respecto, dar aviso para proceder con el rescate respectivo.

“Pedimos a la ciudadanía en general que no saqueen nuestro patrimonio histórico; en caso de encontrar o conocer alguna tumba o piezas arqueológicas, esperamos que nos den aviso para poder hacer el rescate de nuestra cultura e historia..Asimismo, pedimos la presencia del Instituto nacional de Antropología e Historia (INAH) para que en primer punto le den seguimiento a los trabajos pendientes en nuestra comunidad, los cuales ya llevan más de un año y medio sin atender, asimismo y posteriormente, darle continuidad a estos trabajos de investigación”.

Cabe mencionar que la población de la zona fue llamada en zapoteco “Laa Yetzi”, “Laa” significa hoja y “Yetzi”: grueso, “Hoja gruesa o magueyera”; en mexicano “Ixtlan”; “Ixtle” significa hilos o fibras; “Tlan”: lugar de, “Lugar de fibras”. 

A su vez, tradiciones orales manifiestan que los habitantes vinieron de un lugar llamado San Pedro Laduu y se ubicaron en lo que es su actual territorio hace más de 500 años. No se sabe exactamente la fecha en que los antecesores de Ixtlán llegaron al lugar procedentes de Ladú y tarabundí, pero sí se sabe que fue antes de la llegada de los españoles.

Se sabe que el primer contingente que arribó fue militar, porque trataron de defender sus tierras de una invasión extraña; su primer campamento estuvo en lo que actualmente es el “cerro de los cuarenta días” y por falta de agua se trasladaron al peñón que ahora se llama en Zapoteco “Schiac-lla-diac”, o sea el “cerro de los palos tiernos”, más conocido con el nombre de “Cuachiriondoo”, donde tuvo lugar un combate con los invasores.

En tanto, terminada la guerra, unos volvieron a su lugar de procedencia, otros prefirieron quedarse y un tercer grupo no quiso ni lo uno ni lo otro por el frío que hacía en Ixtlán, por el calor y las víboras de Ladú, prefirieron estacionarse y fundar lo que ahora es el pueblo de San Pedro Yaneri. Les agradó el sitio por la abundancia de agua y maguey, éste les proporciona la flor de los quiotes para alimento, el ixtle para la ropa y cuerdas, las hojas para los techos, las espinas para agujas, el pulque para beber y los gusanos de los troncos para darle sabor a la sal. (NVI NOTICIAS)